Contacto
Sitemap
 
Categoría: Comunicación

Viernes, 28 Jul 2006

La Figura Retórica

La figura retórica, también conocida como tropo, es una estrategia literaria que el escritor aplica en el texto para intentar conseguir un efecto determinado en la interpretación del lector. Pueden estar relacionadas con los rasgos semánticos, fonológicos o sintácticos de las palabras afectadas.

Alegoría
Figura retórica que consiste en la asociación híbrida de una imagen y un concepto, puede ser considerada como una metáfora continuada. Por ejemplo, una mujer ciega con una balanza es una representación alegórica de la justicia.

Si alguien dormita si parece que alguien lee si se encienden las pupilas rojas que indican la salida de algún avión: si Londres, si Ginebra si Río, si Santiago; si te llaman por los altavoces si llegas acezando, si pronuncias un nombre: si abrazas y te odias, si te queman las palabras que has guardado, si el dinero que circula entre un señor y otro señor.

Aliteración
Es el efecto sonoro producido por la repetición de forma consecutiva de un mismo fonema, o de fonemas similares. La aliteración suele sugerir imágenes relacionadas con los sentidos.

“Franco, fiero, fiel, sin saña” (José Martí).

“Sentimental, sensible, sensitiva” (Rubén Darío).

Anadiplosis
Repetición de la misma palabra o grupo de palabras al final de un verso y al comienzo del siguiente.

Anáfora
Ácepción retórica del término: Consiste en la repetición, al comienzo, de las primeras palabras de un verso en los versos siguientes.

Es un término polisémico que se denomina a sí mismo. Algunos lo utilizan como sinónimo de “representación”; otros lo reservan para aquellos casos en los que el representante remite al contexto anterior Epanáfora)

Ejemplo: Temprano levantó la muerte el vuelo, temprano madrugó la madrugada, temprano estás rodando por el suelo. No perdono a la muerte enamorada, no perdono a la vida desatenta, no perdono a la tierra, ni a la nada. Miguel Hernández

Antítesis
Recurso estilístico que consiste en contraponer dos sintagmas, frases o versos en cada uno de los cuales se expresan ideas de significación opuesta o contraria (antítesis propiamente dicha) o impresiones más subjetivas e indefinidas que se sienten como opuestas (contraste).

Apóstrofe
Consiste en cortar de pronto el hilo del discurso o la narración, ya sea para dirigir la palabra con vehemencia en segunda persona a una o varias presentes o ausentes, vivas o muertas, a seres abstractos o cosas inanimadas, ya para dirigírsela a sí mismo en iguales términos.

Asíndeton
Eliminación de conjunciones. Suele utilizarse para dar agilidad al texto.

Cacofonía
Efecto sonoro desagradable producido por la cercanía de sonidos o sílabas que poseen igual pronunciación.

Comparación
También denominada símil, Consiste en establecer una relación de semejanza entre dos partes usando los nexos como, tal o cual, o el verbo parece. La comparación o símil debe distinguirse claramente de la metáfora, puesto que la comparación establece una relación de semejanza o parecido, pero la metáfora la establece de identidad o esencia.

Encabalgamiento
Es un efecto poético que consiste en cortar una frase inacabada al final del verso, y continuarla en el siguiente verso.

Elipsis
Es la omisión deliberada de alguna parte del texto sin atentar contra la gramática. Recurso empleado para la supresión de tiempos muertos.

Epanadiplosis
Consiste en repetir al fin de un verso, cláusula o frase el mismo vocablo con el que empieza. Por ejemplo:

Verde que te quiero verde
(Primer verso del Romance sonámbulo de Federico García Lorca)

Epíteto
El epíteto o adjetivo explicativo es aquel que se coloca habitualmente ante el sustantivo al que califica y expresa una cualidad propia o inherente a este o intrísecamente ligada a él, de forma que no añade ninguna información y se percibe más bien como una especie de intensificación del significado del sustantivo o redundancia (manso cordero, fiero león). Es un recurso de uso estrictamente literario y renacentistas como Garcilaso lo usaron como expresión de su idealismo platónico, con la intención de crear una realidad artística superior a la mera realidad:

Verde prado de fresca sombra lleno…
(Garcilaso de la Vega, siglo XVI)

Eufemismo
Consiste en emplear una expresión o frase que represente de forma no ofensiva o molesta algo que lo sería dicho en su manera directa. Por ejemplo: Donde la espalda pierde su nombre (nalgas). Obrar según natura o hacer la bestia de dos lomos (fornicar). Ir al lavabo (ir a orinar o defecar). Padece de los nervios (está loco).

Hipálage
Atribución a un sustantivo, desplázandola, de una cualidad o acción propia de otro sustantivo cercano. Iban oscuros por la noche solitaria (iban solitarios por la noche oscura).

Hipérbaton
Desorden de la secuencia lógica de los elementos del texto. Se trastueca o disloca el orden normal de la frase, que en castellano es sujeto + verbo + complementos y Determinador + determinado, la mayor parte de las veces por influjo de la sintaxis del latín, en que el verbo se sitúa al final de la frase, otras veces para destacar el elemento más importante al principio y otras veces por mera simetría.

El hipérbaton caracteriza periodos muy cortesanos de la literatura española, como el siglo XV (en que lo utilizaron frecuentemente autores como Juan de Mena o Fernando de Rojas, entre otros) o el Barroco. En este último periodo, el estilo llamado Culteranismo o Gongorismo supuso un auténtico desarrollo para este procedimiento retórico merced a la importancia que le confirió en sus obras el poeta cordobés Luis de Góngora a partir de su poema Soledades (1613). Los casticistas como Lope de Vega reaccionaros burlándose del procedimiento en parodias humorísticas del mismo.

Ejemplos:

Del monte en la ladera
por mi mano plantado tengo un huerto…
(Fray Luis de León, siglo XVI)
Pasos de un peregrino son errante
cuantos me dictó versos dulce Musa
en soledad confusa,
perdidos unos, otros inspirados.
(Luis de Góngora, Soledades, 1613)
En una de fregar cayó caldera.
(Lope de Vega, La gatomaquia, siglo XVII)
Inés, tus bellos ya me matan, ojos,
y al alma, roban pensamientos, mía,
desde aquel triste, que te vieron, día,
no tan crueles, por tu causa, enojos.
Tus cabellos, prisiones de amor, rojos,
con tal, me hacen vivir, melancolía,
que tu fiera, en mis lágrimas, porfía,
dará de mis, la cuenta a Dios, despojos.
Creyendo que de mí no, Amor, se acuerda,
temerario, levántase, deseo,
de ver a quien me, por desdenes, pierde.
Que es venturoso, si me admite, empleo,
esperanza de amor, me dice, verde,
viendo que te, desde tan lejos, veo.
(Lope de Vega, siglo XVII)

Hipérbole
Exageración que se sale de la realidad. Por ejemplo:

Yace en esta losa dura
una mujer tan delgada
que en la vaina de una espada
se trajo a la sepultura.
Niña, te quiero tanto,
Niña, tanto te quiero
que si me sacan los ojos
te miro por los agujeros.
(Copla popular)
Érase un hombre a una nariz pegado…
(Francisco de Quevedo, siglo XVII)

Ironía
Sugiere lo contrario a lo que realmente se ha dicho, popularmente se entiende como “decir algo con segundas intenciones”.

Metáfora
Es el recurso estilístico que consiste en identificar un término con otro, con el que tiene características más o menos comunes: “a” es “b”. No debe confundirse con la comparación o símil, ya que en el caso de la metáfora no existe comparación, sino identificación de un término con otro. Puede realizarse de diversas maneras, que pueden combinarse entre sí y dar lugar a metáforas más complejas:

Metáfora simple o imagen
Responde a la fórmula a es b:

Tus dientes son perlas

Metáfora de complemento preposicional del nombre
Responde a la fórmula a de b:

Dientes de perla

Metáfora aposicional
Responde a la fórmula a, b:

Tus dientes, perlas de tu boca

Metáfora pura
Consiste en la omisión completa de a, y sólo queda b. Responde a la fórmula [a] b:

Las perlas de tu boca

Metáfora negativa
Responde a la fórmula no a, b:

No dientes, son perlas

Metáfora impresionista
Responde a la fórmula a, b1, b2, b3…:

Tus dientes, marfil, blancura, destellos de sol…

Alegoría
Serie continua de metáforas que tiene una función narrativa o cognoscitiva.

Imagen visionaria
Metáfora en la que los términos a y b no poseen en común nada sino el significado emocional que entre ellos encuentra el poeta.

Símbolo
Metáfora codificada por una tradición cultural. También puede ser un símbolo original, creado por el propio poeta, pero entonces hay que aludir a ellos como “símbolos personales”. Véase también Alegoría.

Metonimia
Recurso estilístico que consiste en identificar un término con otro con el que tiene alguna relación, excepto la de semejanza (entonces sería metáfora): la parte por el todo (”pedir la mano”, se pide la chica entera), causa-efecto, continente-contenido, etc. Son muy habituales en el lenguaje corriente las metonimias de autor por obra.

Onomatopeya
Figura que consiste en la imitación de sonidos que existen en la vida real. Por ejemplo: “crack”, “guau”, “tic tac, tic tac”…

Oxímoron
Unión de dos términos de opuesto significado. En lugar de excluir el uno al otro, complementan el mensaje del otro término. Por ejemplo:

Rugido callado
(Rubén Darío)

Parábola
Narración de un suceso fingido, de que se deduce, por comparación o semejanza, una verdad importante o una enseñanza moral. Ejemplo:

“He aquí, el sembrador salió a sembrar. Y mientras sembraba, parte de la semilla cayó junto al camino; y vinieron las aves y la comieron. Parte cayó en pedregales, donde no había mucha tierra; y brotó pronto, porque no tenía profundidad de tierra; pero salido el sol, se quemó; y porque no tenía raíz, se secó. Y parte cayó entre espinos; y los espinos crecieron, y la ahogaron. Pero parte cayó en buena tierra, y dio fruto, cuál a ciento, cuál a sesenta, y cuál a treinta por uno.”

(Jesús, Mateo 13: 3-8)

Paradoja
Consiste en la expresión de una verdad en términos contradictorios. Por ejemplo:

Todos somos iguales, pero unos más iguales que otros.

Paralelismo
Recurso estilístico que consiste en repetir una misma construcción sintáctica o un mismo significado dos o más veces. Existen dos tipos:

Paralelismo sintáctico
Aquel en que lo que se repite es la misma construcción sintáctica. Caracteriza, por ejemplo, la poesía galaica de las Cantigas de amigo. Un ejemplo puede encontrarse en los versos impares del Romance del Conde Olinos:

A ella, como hija de reyes
la entierran en el altar;
a él, como hijo de condes,
unos pasos más atrás.

Paralelismo semántico
Consiste en repetir la misma idea pero no con las mismas palabras. Caracteriza, por ejemplo, a la poesía clásica hebrea contenida en el Antiguo Testamento. Así dice, por ejemplo, el Libro de Job:

¿Por qué no morí en el seno
y no nací ya muerto?
¿Por qué hubo dos rodillas para acogerme
y dos pechos para darme de mamar?
¿O por qué no fui como un aborto que se esconde,
como los pequeños que nunca vieron la luz?
Pues ahora estaría acostado tranquilamente
y dormiría mi sueño para descansar.

Paronomasia
Juego de palabras que se realiza juntando palabras similares que ´solamente se distinguen unas de otras por unos pocos fonemas.

De medio arriba romanos,
de media abajo, romeros.
(Lope de Vega, siglo XVII)
Yo,
remera de barcas,
ramera de hombres
romera de almas,
rimera de versos,
Ramona, para servirles.
(Gloria Fuertes, siglo XX)

Polisíndeton
Es lo contrario del Asíndeton. Consiste en el uso reiterado de conjunciones. Normalmente, esta imagen busca un efecto de prolongación en el tiempo.

Prosopopeya
Consiste en atribuir cualidades a algo o alguien que no corresponden con su naturaleza. Se puede realizar de diversas maneras:

Personificación
Consiste en atribuir cualidades humanas a seres inanimados, ya ser animales o cosas.

Cosificación
También llamada reificación, consiste en atribuir cualidades de objeto a un ser vivo. Es un procedimiento usado sobre todo en la estética vanguardista del expresionismo del siglo XX, pero también su usó con anterioridad. La poesía renacentista, por ejemplo transforma a la mujer en un auténtico objeto de lujo compuesto de materias preciosas. Más tarde, durante el Barroco, la cosificación se usó más bien como mecanismo satírico para degradar o desengañar:

Si no duerme su cara con Filena,
ni con sus dientes come y su vestido
las tres partes le hurta a su marido,
y la cuarta el afeite le cercena,
Si entera con él come y con él cena,
mas debajo del lecho mal cumplido
todo su bulto esconde, reducido
a chapinzanco y moño por almena,
¿Por qué te espantas, Fabio, que abrazado
a su mujer, la busque y la pregone,
si, desnuda, se halla descasado?
Si cuentas por mujer lo que compone
a la mujer, no acuestes a tu lado
la mujer, sino el fardo que se pone.
(Francisco de Quevedo, siglo XVII)

Animalización
Consiste en atribuir cualidades animales a un ser humano o a un objeto.

Retruécano
Consiste en invertir el orden de las palabras con el próposito de darle otro significado a la nueva frase, casi siempre opuesta a la primera.

Yo no estimo tesoros ni riquezas;
y así, siempre me causa más contento
poner riquezas en mi pensamiento
que no mi pensamiento en las riquezas.
(Juana Inés de Asbaje)

Sarcasmo
Ironía cruel o muy descubierta que se complace en zaherir violentamente a una persona.

Símil
(Véase más arriba comparación).

Sinécdoque
tipo de metonimia donde la relación se presenta dentro del mismo concepto por ampliación o restricción de su significado. la parte por el todo = pidió la mano de su novia singular por plural = el perro es fiel

Sinestesia
Consiste en atribuir a un objeto cualidades propias de otro y parece estar basada en la facultad que poseen algunas personas para sentir percepciones sensoriales cruzadas.

La atmósfera del verano, densa hasta entonces, se aligeraba y adquiría una acuidad a través de la cual los sonidos eran casi dolorosos, punzando la carne como la espina de una flor. De las hojas mojadas, de la tierra húmeda, brotaba entonces un aroma delicioso, y el agua de la lluvia recogida en el hueco de tu mano tenía el sabor de aquel aroma, …
El otoño, Luis Cernuda

Zeugma
Figura de construcción, que consiste en que cuando una palabra que tiene conexión con dos o más miembros del período está expresa en uno de ellos, ha de sobrentenderse en los demás; p. ej., Era de complexión recia, seco de carnes, enjuto de rostro, gran madrugador y amigo de la caza.


Un Comentario sobre el artículo “La Figura Retórica”

  1. paosonia comentó:

    me parece muy interesante y me ayudo en m,is trabajos GRACIAS

Escriba un Comentario

:mrgreen: :neutral: :twisted: :shock: :smile: :???: :cool: :evil: :grin: :oops: :razz: :roll: :wink: :cry: :eek: :lol: :mad: :sad: